Ropa y tiendas adaptadas: La discapacidad busca su hueco en la moda

MADRID.- Dificultades para encontrar prendas adaptadas, para comprar ropa y accesorios modernos o trabajar en el mundo del diseño. La moda sigue siendo un reto para personas con discapacidad, aunque nuevos proyectos se abren camino en el sector.

En los últimos años han nacido en España iniciativas accesibles, como la tienda de moda inclusiva Free Form Style, la marca de zapatillas Timpers, cuya plantilla se compone íntegramente de personas con discapacidad, o la web adaptada Dadai Shop, que explican a Efe sus orígenes y los obstáculos que intentan superar.

LA LIBERTAD DE VESTIRSE POR UNO MISMO

La marca de ropa Free Form Style nace como una propuesta de moda inclusiva creada para personas con discapacidad.

Todo comenzó cuando Carolina, una de las creadoras, vio que su hermano José solo podía vestirse con un chándal tras sufrir un ictus que le supuso una discapacidad del 85 por ciento, y decidió buscar ropa que se adaptase a sus necesidades.

Pidió ayuda a Marina, su prima y actual socia, pero les fue imposible encontrar prendas modernas con las que José pudiera vestirse, así que optaron por comprar un pantalón y «tunearlo» ellas mismas.

«Ahí nos dimos cuenta de que había un fallo en el mercado y un nicho que había que cubrir», explica Marina.
Fue «la sonrisa que se le ponía a Jose al verse vestido de otra manera», lo que les llevó a plantearse la creación de la empresa.

Según cuenta Marina a Efe, el objetivo de Free Form Style es «ayudar a las personas a ser más independientes, que no haya dificultades para vestirse y que no necesiten siempre a un cuidador».

Sus diseños se diferencian de los de una marca convencional principalmente en el patronaje: «En los pantalones, en vez de cremalleras hay más velcros, menos bolsillos, costuras más planas, no hay tanta ropa detrás de las rodillas para evitar llagas de presión, son más altos de atrás que delante…»

Pese a que, según las creadoras, «la idea funciona muy bien», porque es bien recibida y les conoce mucha gente, «todavía se vende muy poco», pero todos los clientes «van repitiendo».

Para Marina, su marca es un sinónimo de «libertad» para las personas con discapacidad, con lo que confía en que marcas conocidas introduzcan este tipo de diseños en sus colecciones.

VENDER POR CALIDAD Y NO POR CARIDAD

Timpers es una empresa que surge de la colaboración de tres amigos, que decidieron apostar por zapatillas «inclusivas», con un diseño centrado más en el tacto que en la vista.

El proyecto surgió cuando Diego Soliveres, un chico con discapacidad visual, sorprendió a sus dos amigos por la forma en la que percibía sus zapatillas: las tocaba mucho, sentía los materiales, la flexibilidad, el peso…

Los tres amigos se volvieron socios y Soliveres creó los diseños de las primeras zapatillas de la marca guiándose principalmente por los contrastes en las texturas.

Ahora quieren «dar un salto importante para crecer de empresa social a marca reconocida”, explica a Efe, por lo que aunque mantienen «su identidad y sus características principales», cuentan con expertos que les aconsejen en tendencias.

Su plantilla se compone al completo por personas con distintos tipos de discapacidad y quieren demostrar que su empresa “puede ser tan rentable y tan exitosa como cualquier otra».

UNA TIENDA ONLINE ADAPTADA PARA TODAS LAS DISCAPACIDADES

Dadai Shop es una tienda digital adaptada para que cualquier persona, sin importar la discapacidad que tenga, pueda comprar ropa con total autonomía, sin depender de nadie.

Diferentes tamaños de letra y contrastes de luz hacen el portal accesible a todos los tipos de visión, a lo que se añaden controles sencillos y adaptados para personas con movilidad reducida y lectores de pantalla para personas ciegas.

«La ropa es lo que nos representa y lo primero que ve la gente de nosotros, por lo que es importante que todos podamos vestirnos con lo que queramos», relata a Efe la fundadora, Victoria López.

A su juicio, todas las webs deberían tener estas adaptaciones, aunque suponga un coste para la expresa. «Hasta que no tienes a alguien cerca con una discapacidad, ni te planteas hacer estas cosas», admite.

La creación de la web fue un camino difícil para ella, que no tenía ningún conocimiento de diseño en internet y, tras rechazar diferentes ofertas de creadores especializados por sus altos precios, contactó con un programador que hizo realidad su idea.

EFE/

Artículos sugeridos