Socialismo entreguista: 1 millón de hectáreas para Irán

Con el mismo discurso prefabricado y adjetivos poco originales utilizados por los burócratas del gobierno y sus seguidores, tal vez para darles un poco de su propia medicina quiero describir con sus mismas palabras, la barbaridad que pretenden llevar a cabo desde el despacho del ministerio de Agricultura y Tierras y desde el mismo Palacio Presidencial.

Lacayos, entreguistas, inmorales, vende patria, imperialistas y traidores, es lo que son los que entregan nuestra soberanía de nuestro país y le cedan parte del territorio venezolano al gobierno terrorista de Irán para la supuesta explotación agrícola y tal vez para otros oscuros fines que pudiesen atentar con la paz interna y la estabilidad en región.

Tengo la certeza que ese viejo refrán de «dime de que presumes y te diré de que careces», jamás tuvo tanta cercanía con la realidad como ahora. Y es que las descalificaciones propinadas por el gobierno durante tanto tiempo a la oposición, al sector empresarial y productivo del país, parecen ser ahora un autorretrato de los acusadores.

Pero esto no llega hasta allí, obtuve información de primera linea y de fuentes muy cercanas al propio ministro de agricultura, que la entrega de ese millón de hectáreas a Irán, es sólo el inicio de lo que se avecina, debido a que ya se tienen firmados otros convenios de «cooperación», con el gobierno de Turquía del que se espera respuesta para que también vengan a participar en la repartición de la tierra de Bolívar.

Esperaré impacientemente que me desmienta Wilmar Castro para responderle con pruebas en mano.

Según cifras estadísticas, Venezuela cuenta con 33 millones de tierras productivas, de las cuales 20 millones están subutilizadas, no porque los venezolanos no queramos producir, sino debido a la incompetencia gubernamental y especialmente el ministro de las lagunas y viveros fracasados, el que nada ha hecho frente a la escasez de insumos, falta de financiamiento, falta de inversión en la infraestructura agrícola y los controles asfixiantes que imponen los organismos del estado a los productores que hacen imposible la sobreviviencia de este sector en las actuales condiciones.

Ahora me pregunto: ¿Será esto es un plan para entregar el país a gobiernos extranjeros?, o ¿será solo ignorancia y falta de patriotismo?, pues sea cual sea la razón la creación de las zonas económicas especiales es otro empujón al abismo, donde los venezolanos veremos como los foráneos se apropian de nuestros espacios.

Ante todo esto, sólo espero que la irracionalidad y el fanatismo de los que aún apoyan al gobierno y al Psuv, no se antepongan al interés nacional y que ese amor ferviente que dicen tener a la patria los llene de valor para defender la constitución que su comandante Chávez dejó como legado y que establece textualmente en su artículo 13 lo siguiente: «El territorio nacional no podrá ser jamás cedido, traspasado, arrendado, ni en forma alguna enajenado, ni aún temporal o parcialmente a Estados extranjeros u otros sujetos de derecho internacional».

Por ahora sólo me queda decir amanecerá y veremos.

Froilán Sánchez

Artículos sugeridos