Primitivo le mete la mano en el bolsillo a los productores y al pueblo

La inmoralidad del gobierno regional pareciera no tener límites, después de años de abandono y sin haber invertido un sólo bolívar en el sector agrícola, ahora Primitivo Cedeño pretende meterle la mano en los bolsillos a los pocos productores que siguen apostando al país.

La nueva ley del sistema tributario fue introducida al flojo e inoperante Consejo Legislativo del Estado Portuguesa (CLEP), y en ella se establecen nuevos tributos que afectaran a casi toda la población en rubros como el agrícola y el ganadero, además de los ya existentes dirigidos al sector minero y comercial.

El cobro de los nuevos impuestos por transporte y movilización de semovientes, alimentos y demás materias primas agrícolas, traerán indiscutiblemente el incremento de los precios de los productos, lo que significa un nuevo golpe a la ya maltratada economía familiar.

No les ha bastado con los elevados impuestos que le cobran al sector industrial y comercial, ni con quitarle los beneficios a los trabajadores educativos y de la salud, sino que también ahora, bajo el insensato pretexto de fomentar una nueva cultura tributaria, buscan financiar la voracidad burocrática del ejecutivo regional, altamente ineficiente en la administración de los fondos públicos, con el dinero que con tanto sacrificio obtienen los trabajadores del campo.

Lo peor de todo esto, es que mientras Primitivo busca como obtener más dinero, los portugueseños aún no sabemos todavía donde van a parar los fondos que se obtienen por recaudación de peajes y lo que pagan las empresas mixtas y en alianzas estratégicas, como lo es caso de Harina Deli, que según las estimaciones más conservadoras sobrepasan el millón de dólares mensuales.

Froilán Sánchez

Artículos sugeridos