OTAN «está preparada para intervenir»: Nuevas tensiones en Kosovo tras prohibición de matrículas y documentos serbios

BELGRADO.- Nuevas tensiones han surgido esta noche entre Kosovo y Serbia, con bloqueos de los pasos fronterizos y carreteras, a pocas horas del comienzo de la aplicación por parte de Pristina de la prohibición de documentos y matriculas serbias en Kosovo, medida a la que se oponen los serbios.

La Policía de Kosovo ha cerrado los pasos fronterizos de Brnjak y Jarinje para el tráfico «debido al bloqueo de carreteras a sus accesos», según el comunicado policial recogido por la emisora kosovar RTK, que indica que la policía despliega sus patrullas en el norte kosovar, donde se concentra la minoría serbia.

Los serbios que se oponen a las nuevas medidas de Pristina han instalado barricadas en las carreteras que llevan de la ciudad norteña de Mitrovica, donde hay una mayoría serbia, hacia los pasos fronterizos de Jarinje y Brnjak.
Kosovo anunció a finales de junio pasado que prohibirá desde el 1 de agosto el uso de documentos de identidad y matrículas de Serbia en su territorio, en una decisión similar a la que el pasado septiembre generó una crisis que implicó que los dos países aumentaran sus fuerzas de seguridad en la frontera.

La prohibición de circular en Kosovo con matrículas de Serbia provocó el pasado septiembre cortes de carreteras por parte de la minoría serbia kosovar.

Kosovo reaccionó desplegando fuerzas especiales, con blindados y armas automáticas, y Serbia elevó el nivel de alerta de sus tropas cerca de la frontera.

El Gobierno de Serbia asegura que el objetivo de Pristina es expulsar a los serbios del norte del país y desestabilizar la situación.

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, acusó este domingo al primer ministro kosovar, Albin Kurti, de pretender «imponer a los serbios del norte de Kosovo medidas a las que no tiene derecho».

Aseguró que esas medidas son contrarias a los acuerdos entre las dos partes logradas en el diálogo amparado por la Unión Europea (UE) y pidió a Occidente ayudar «para que se preserve la paz y la seguridad».

Kosovo y Serbia llevan a cabo desde 2011 difíciles y poco fructíferas negociaciones para normalizar sus relaciones.

La antigua provincia serbia de Kosovo proclamó en 2008 la independencia, que Serbia no reconoce, y que ha sido apoyada por Estados Unidos y la mayoría de los socios de la UE, pero no por Rusia, China, India, Brasil o España, entre otros Estados.

OTAN «preparada»

La Fuerza de la OTAN para Kosovo (KFOR) ha anunciado este domingo a última hora que «está preparada para intervenir» en el caso de que se ponga en peligro la estabilidad del norte de Kosovo, después de que serbios del norte de Kosovo hayan cortado dos pasos fronterizos que comunican la región con Serbia.

«La KFOR tomará todas las medidas necesarias para mantener un entorno seguro en Kosovo en todo momento, de acuerdo con su mandato de la ONU», ha hecho saber en un comunicado en su cuenta de Twitter, tras el alza te las tensiones en el norte de Kosovo registrado en las últimas horas.

EFE/

Artículos sugeridos