Nos llevaron a la pobreza extrema: Trabajadores del sector salud rechazan el asalto de la Onapre a sus beneficios económicos

Yaxmin González Jiménez
ACARIGUA.- “Estamos de nuevo en la calle rechazando el asalto, el robo, el despojo por parte del Estado, a través del instructivo de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre) de los beneficios económicos que nos corresponden, llevándonos a la ruina, a la pobreza extrema, con unos salarios que no alcanzan para cubrir las necesidades básicas”.

Tales señalamientos fueron hechos por la presidenta del Colegio de Enfermeras Acarigua-Portuguesa, Ana María Velásquez, durante la protesta de los trabajadores del sector salud que tuvo lugar en el cruce de la avenida Las Lágrimas con Libertador de Acarigua, en la que además participaron gremios de educadores y pensionados y jubilados, entre otros sectores de la administración pública regional.

Sostuvo que el Gobierno nacional mantiene una guerra contra los empleados de la administración pública. Al punto de desconocer la labor de “los que educan las generaciones de relevo y los que atendemos tanto a nivel preventivo como curativo”.

Considera que con la pérdida de una serie de cláusulas contractuales, los salarios de los trabajadores rayan en la miseria y la hambruna. “Volvimos a ser esclavos del Ministerio de la Salud, del Gobierno nacional y obligados a estar al frente de unos hospitales sin insumos, donde las enfermeras tienen que llevar desde la papelería, los tapabocas y  los insumos necesarios para preservar las medidas de bioseguridad, sobre todo en momentos cuando existe un repunte en los contagios por el Covid-19.

Lamentó que frente a la pandemia, el personal de enfermería tenga que recurrir a la solidaridad pública para poder costear los tratamientos médicos para recuperar la salud que perdió mientras prestaba sus servicios a los pacientes.

Velásquez condenó asimismo las acciones de la Federación Nacional de Sindicatos Regionales y Conexos de Trabajadores del sector Salud y la Seguridad Social (Fenasirtrasalud), al firmar con el Gobierno nacional un acuerdo que reduce el monto de la cláusula de batas, uniformes y zapatos, establecida en la contratación colectiva en diez salarios mínimos, es decir, de 1.300 bolívares, ahora será un bono único de Bs. 200.

Repudió asimismo que este sindicato patronal, al que los trabajadores del sector salud desconocen, aprobó que el bono recreacional para jubilados, equivalente a 85 días de salario, que era cancelado completo, ahora se pagará fraccionado en tres partes.

Artículos sugeridos