Lux-Zeplin: Así funciona el detector de materia oscura más sensible del mundo

DAKOTA DEL SUR.- Los científicos estiman que las galaxias, planetas y demás cuerpos que vemos en el universo constituyen un 5% del total. El 95% restante estaría compuesto por materia oscura, que como su nombre lo dice, se trata de materia que no emite ningún tipo de radiación electromagnética por lo que no la podemos ver, no es absorbida por materiales, ni tampoco es reflejada.

Aunque se defiende que no estaríamos en el universo sin la existencia de esa materia invisible, se trata de algo que hasta el momento no se ha podido comprobar y son muchas las iniciativas que buscan cambiar esta realidad.

En Dakota del Sur, en Estados Unidos, funciona el que se considera el detector más sensible de materia oscura creado hasta la fecha. Se encuentra a 1.600 metros de profundidad, en una antigua mina de oro. El experimento fue bautizado Lux-Zeplin y está dentro del Centro de Investigación Subterránea de Sanford, donde se ubica el corazón de este aparato: un tanque gigante llamado criostato.

Jeff Cherwinka, ingeniero jefe del proyecto explicó que «un criostato es como un termo. Entonces, el xenón es muy frío y debemos mantenerlo frío. Necesitamos un recipiente de metal grande en el que podamos poner diez toneladas de xenón líquido».

Para demostrar la existencia de materia oscura, los expertos buscan capturar partículas dentro de un tanque con xenón líquido, que reduce, en gran medida, la radiación del fondo de los tanques de titanio, protegiendo al detector. Cuando las partículas se estrellen contra un núcleo de xenón, algo similar al choque entre dos bolas de billar, la existencia de la materia oscura sería revelada por un destello de luz que sería captado por la llamada «cámara de proyección temporal».

Carter Hall, profesor de Física en la Universidad de Maryland resaltó que «para buscar este tipo muy raro de interacción, el trabajo número uno es deshacerse primero de todas las fuentes ordinarias de radiación, que desviarían el experimento.

Asimismo, indicó que «estamos buscando partículas exóticas que vienen del espacio exterior, pasando a través de la tierra. construimos un instrumento que creemos que será sensible para ver esas partículas. y si las vemos, va a revolucionar lo que sabemos sobre de dónde vino el universo, por qué se ve de la manera que lo hace, y qué constituye el universo en una escala muy pequeña, una escala incluso más pequeña que la atómica».

F24/

Artículos sugeridos