Kiev denuncia ataque ruso a puerto de Odessa, región clave para la exportación de cereales

KIEV.- El ataque con misiles rusos en el puerto comercial, según ha denunciado el ejército ucraniano, se produce menos de veinticuatro horas después del importante acuerdo alcanzado en Estambul entre Kiev y Moscú, con Naciones Unidas y Turquía como mediadores, con el objetivo de desbloquear las millones de toneladas de cereales ucranianos que llevan meses retenidos en los puertos del Mar Negro, entre ellos en la propia ciudad de Odessa, al sur del país.

«El enemigo atacó el puerto de comercio marítimo de Odessa con misiles de crucero Kalibr. Dos misiles fueron derribados por las fuerzas de defensa aérea; dos impactaron en la infraestructura del puerto», señaló el Mando Operativo Sur del ejército ucraniano a través de la plataforma Telegram.

Tras lo sucedido, el Ejecutivo de Volodímir Zelenski acusó al Kremlin de «escupir en la cara» a Naciones Unidas y Turquía.

Justamente por darse ni 24 horas después de la firma del acuerdo del viernes en Estambul (Turquía) entre ambas naciones, cuyo texto prevé la reanudación de las operaciones navales en tres puertos ucranianos, entre ellos el de Odessa, para dar salida al maíz y otros granos y paliar los efectos de la crisis alimentaria.

«Es un ataque de Vladimir Putin ante al secretario general de la ONU, António Guterres, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan», reza el comunicado divulgado por Oleg Nikolenko, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania. Asimismo, se alude a la importancia de la urbe de Odessa en la exportación de los cereales.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en la ceremonia de firma del acuerdo sobre la exportación de cereales y alimentos desde los puertos ucranianos, en Estambul, 22 de julio de 2022
El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en la ceremonia de firma del acuerdo sobre la exportación de cereales y alimentos desde los puertos ucranianos, en Estambul, 22 de julio de 2022 © AFP, Ozan Kose

El portal de noticias ‘Ukrinfrom’, citando a fuentes de Exteriores, informó de que Rusia tendrá que asumir «toda la responsabilidad» si lo acordado en Estambul salta por los aires, un pacto del que la ONU y Turquía son las partes mediadoras y supervisoras.

Por su parte, mediante un portavoz de la ONU, Guterres «condenó inequivocamente» lo sucedido este sábado en Odessa. Desde el ente supranacional también se hizo referencia a la crisis de alimentos en el comunicado: «Estos productos se necesitan desesperadamente para hacer frente a la crisis alimentaria mundial y aliviar el sufrimiento de millones de personas necesitadas en todo el mundo», destaca el texto. «La plena aplicación por parte de la Federación Rusa, Ucrania y Turquía es imperativa».

Entre las reacciones condenatorias al ataque de este sábado en Odessa estuvo la de Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad: «La UE condena enérgicamente el ataque ruso con misiles al puerto marítimo de Odesa. Atacar un objetivo crucial para la exportación de cereales un día después de la firma de los acuerdos de Estambul es especialmente censurable y demuestra una vez más el total desprecio de Rusia por el derecho y los compromisos internacionales.»

El acuerdo

Tras varios meses de negociaciones, este viernes Rusia y Ucrania, a través del ministro de Defensa del Kremlin, Serguei Shoigu, y el ministro de Infraestructuras ucraniano, Oleksandr Kubrakov, alcanzaron un vital acuerdo cuyo objetivo esencial es reanudar las exportaciones de miles de toneladas de alimentos desde los puertos ucranianos.

A través de un corredor marítimo seguro en el Mar Negro, se permitirá la exportación, vía buques de carga, de las más de 22 millones de toneladas de maíz, trigo y otros cereales desde tres embarcaderos ucranianos -Odessa, Pivdennyi y Chornomorsk-. Esos barcos después cruzarán el Estrecho del Bósforo para llegar hasta los mercados globales.

Antes de llegar a Ucrania, los buques serán supervisados por funcionarios de la ONU, Turquía, Rusia y Ucrania para confirmar que no se transporta ningún tipo de armamento y serán asimismo monitoreados por un Centro de Coordinación Conjunta (JCC), que será el ente encargado de actuar en caso de conflicto.

Lo pactado en Estambul entre las partes y los mediadores supone, en caso de prosperar, un alivio para paliar las consecuencias de la crisis alimentaria. Ucrania y Rusia son ambos países líderes en la exportación de alimentos de primera necesidad y fertilizantes.

«Esto es un gran alivio para un mundo que lo necesita más que nunca», destacó el viernes el secretario general de la ONU tras la firma del acuerdo, que añadió que «el enfoque del acuerdo fue lo mejor para la gente en el mundo. Traerá alivio y estabilizará los precios».

Por su parte, el presidente ucraniano se mostró igualmente satisfecho: «Es posible evitar una catástrofe global, una hambruna que podría conducir al caos político en muchos países del mundo, en particular en los países que nos ayudan», expresó el mandatario.

El acuerdo, que no es de implementación inmediata, suscitó buenas palabras desde todos los frentes. La Unión Europea saludó lo sucedido en Estambul e hizo un llamado a una puesta en marcha «rápida y de buena fe» de la reanudación de las exportaciones.

Ad portas de cumplirse el quinto mes de la guerra en suelo ucraniano, Turquía fue escenario del acercamiento más importante hasta la fecha entre los dos países en conflicto, aunque en el terreno, los ataques con artillería rusa se han recrudecido en las últimas jornadas.

Ucrania reportó tres muertos tras un ataque en el centro del país; Rusia sostiene que causó «centenares de bajas» en posiciones ucranianas en las últimas 24 horas

Este sábado, las autoridades ucranianas informaron acerca de varios ataques en Kirohovrad, una región en el centro del país, donde las tropas rusas habrían lanzado hasta 13 misiles, provocando tres muertos: un soldado y dos civiles.

Según los reportes oficiales, trasladados al portal local ‘Ukrinform’, la ofensiva se dirigió contra un aeródromo militar e infraestructuras ferroviarias,

De igual manera, los ataques del ejército del Kremlin continuaron en Járkiv, la segunda urbe ucraniana. Allí, al menos una parsona resultó herida.

Un zapador trabaja en un recinto de la Academia Nacional de Economía Urbana dañado por un ataque militar ruso, mientras continúa el ataque de Rusia a Ucrania, en Járkiv, Ucrania el 23 de julio de 2022.
Un zapador trabaja en un recinto de la Academia Nacional de Economía Urbana dañado por un ataque militar ruso, mientras continúa el ataque de Rusia a Ucrania, en Járkiv, Ucrania el 23 de julio de 2022. REUTERS – STRINGER

Por su parte, Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa ruso, informó en su parte de guerra diario que las tropas de ese país causaron «centenares de bajas» en el seno del ejército ucraniano en el último día.

Konashenkov habló de hasta 200 efectivos de las Fuerzas Armadas de Ucrania murieron con ataques de alta precisión y sostuvo que la aviación y la artillería de Moscú acabaron con doce puestos de mando y cuatro depósitos de proyectiles ucranianos.

EFE/ Reuters/

Artículos sugeridos