Onapre nos hunde en la pobreza extrema: Trabajadores del sector salud rechazan desmejora de beneficios económicos

Yaxmin González Jiménez

ACARIGUA.- Personal de enfermería junto al gremio de educadores, pensionados y jubilados y trabajadores activos y jubilados del Hospital JM Casal Ramos protestaron nuevamente contra la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre) por considerar que les vulnera los derechos económicos y los hunde en una pobreza extrema.

Ana María Velásquez, presidenta del Colegio de Enfermeria-Acarigua-Portuguesa, declaró que la Onapre desmejora los salarios de los trabajadores dependientes de la administración pública nacional al aplicar recortes de algunas cláusulas contractuales y la eliminación de otras.

“Nos quitaron la evaluación de desempeño, la antigüedad, entre otras. Por ejemplo, un trabajador que anteriormente venía percibiendo el 60% del salario mínimo, hoy está recibiendo apenas un 30 por ciento, es decir, la Onapre nos ha llevado a una pobreza extrema, de allí que muchos trabajadores de la salud están recurriendo a la solidaridad para poder cubrir los gastos médicos, independientemente de que trabaje en un hospital”, manifestó.

Sostuvo que a pesar de la recuperación en la infraestructura del Casal Ramos no pueden dejar de denunciar la carencia de insumos para atender los requerimientos de los pacientes.

En ese sentido, Velásquez instó al gobernador Primitivo Cedeño a emular la iniciativa de su par del estado Bolívar que le está otorgando cien dólares mensuales y una bolsa de comida a todos los trabajadores de la salud, beneficio éste que pidió sea extensible a toda la administración pública en Portuguesa.

La representante del gremio de enfermería pidió además al mandatario regional que “cumpla con una deuda que arrastra este gobierno revolucionario, que se niega a reconocer a los trabajadores que se han preparado académicamente y que hoy son profesionales de la salud pero siguen devengando sueldos de obreros. Exigimos asimismo a la gobernación y a la Dirección Regional de Salud que cumpla con la dotación de insumos, zapatos y uniformes y dejar el amedrentamiento, por cuanto hoy pretenden desmejorar al personal con una sobrecarga laboral al asignarle a una enfermera la atención de 15 a 20 pacientes cuando en una unidad normal estipula solo cuatro pacientes por cada profesional de enfermería”.

De igual forma demandó el pago del bono recreacional para los jubilados, a quienes les adeudan además el bono de diez mil bolívares decretado por el Gobierno nacional y del que tampoco ha habido respuestas. “Seguiremos en la calle en protesta contra la violación de los derechos humanos, sociales, económicos y laborales y que se cumplan las demandas de los trabajadores”, reiteró Velásquez.

*No nos respetan

Tras 31 años de trabajo, Beatriz Guaidó, quien fue jubilada como obrera del Casal Ramos en octubre pasado, lamentó que tras haber dado gran parte de su vida al servicio del país “no nos respetan y nos desechan como cualquier objeto y nos asignan una pensión que no nos alcanza para nada, la pensión en vez de ser digna es como el queso fresco que va bajando cada día más, antes eso representaba cerca de los 30 dólares, hoy en día va rozando los 20 dólares”.

-La hago un llamado a todos los docentes, enfermeros, trabajadores de la administración pública que sigan luchando por sus ingresos. Somos profesionales y merecemos respeto, porque somos venezolanos y hemos trabajado para recibir los beneficios que nos merecemos, recalcó.

 

Artículos sugeridos