Están acabando con la educación y no hacemos nada para evitarlo

Mientras todos los gobiernos del mundo ambicionan con alcanzar el desarrollo de sus naciones, los economistas y sociólogos coinciden que todas las vías conducen a la educación, como el medio para lograrlo.

La innovación y la productividad son dos de los elementos que conducen al crecimiento económico, siendo esto el catalizador de los mercados que cada día se hacen mucho más competitivos en cuanto a precios y exigentes con respecto a la calidad de los productos o servicios que se ofertan.

En el caso de los países latinoamericanos y específicamente Venezuela, la explotacion de recursos naturales como fuente abundante o simplemente suficiente de ingresos, de acuerdo a la fluctuación de los precios, para sufragar la voraz corrupción y burocracia del gasto público, sumada a la falta de compromiso hacia el país de los gobernantes, la ignorancia del pueblo es la hermienta más fácil de dominación.

La mayoría piensa que la corrupción es la que ha llevado al país a la destrucción, pero la corrupción por si sola, no ha logrado acabar con los abundantes recursos con los que se cuentan, porque el enfoque sencillamente es otro, destruir un país, acabar con las instituciones y someter a la población, para robarlo es la verdadera manera de describir en una frase esta enfermiza manera de gobernar.

Eso explica la destrucción del sistema educativo venezolano, mientras más ignorantes seamos, más fáciles de dominar seremos.

Todos vemos las escuelas en completo estado de abandono, siendo reparadas poco a poco con el esfuerzo de los ciudadanos, que se ante la indiferencia gubernamental, apelan a sus escasos recursos para adecentar los espacios donde se forman sus hijos, universidades olvidadas y deboradas por la decidía, mientras que los hijos de los jerarcas, empezando por la hija de Chávez, reciben estudios en universidades extranjeras, financiado con el dinero de la corrupción.

El panorama parece empeorar, ahora Primitivo parece tener la intención de deshacerse hasta de los maestros. Una propuesta de transferir la dependencia administrativa de los docentes del estado al gobierno nacional, pareciera ser el trágico fin de esta muerte anunciada, pero que en una especie de complicidad colectiva hemos decidido invisibilizar, porque para algunos es preferible hacer proselitismo sobre las consecuencias de las acciones, antes de enfrentar las causas que la originan, en lenguaje coloquial podemos resumirlo diciendo, es mejor quejarnos de la cagada antes que espantar al perro.

La educación genera conciencia, esa poderosa distinción entre el bien y el mal, es el arma más temida de los gobiernos autoritarios y dictatoriales como el actualmente tenemos. Por eso cada atentado contra el sistema educativo, es un golpe a la posibilidad de conseguir la libertad.

No salir a defender lo poco que están dejando con la excusa de perder lo que ya está casi perdido, hoy no es válida, temor, temor, temor….

¿Temor a qué o a quién?. Nos estamos convirtiendo en una sociedad de cómplices, mientras desmoronan el futuro de nuestros hijos. Los reclamos y exigencias deben surgir de la sociedad civil, de los gremios educativos, de los centros de estudiantes y de la sociedad educativa.

Delegar en un partido o en una ideología, esta lucha, es desentendernos de la responsabilidad que nos corresponde como nación.

Por FROILÁN SÁNCHEZ 

Artículos sugeridos