Diputados chilenos alertan sobre el peligro que representa la alianza Maduro-Irán para Latinoamérica

SANTIAGO.- Los diputados del Congreso Nacional de Chile, Andrés Jouannet y Juan Undurraga, alertaron durante su participación en el foro «Perspectiva a tres caras: Investigación del Avión de Conviasa en Argentina» sobre el peligro que representa la alianza de Nicolás Maduro con Irán para Latinoamérica.

En el encuentro con diputados opositores de la Asamblea Nacional (AN) electa en 2015, Jouannet contó sobre el aterrizaje de un vuelo de Conviasa, el 22 de junio, con 89 pasajeros. Según el parlamentario chileno, la aerolínea venezolana ha realizado 13 vuelos a Chile en lo que va del año.

Explicó que en el primer tramo del vuelo desde Venezuela viajaron 89 pasajeros y regresaron 135 desde Santiago de Chile hacia Maiquetía. Asimismo, detalló que a la capital chilena el avión llegó con 17 tripulantes y 450 maletas, pero cuando volvieron a embarcar se registraron 550 equipajes. «Es decir, cinco maletas por pasajero», lo que llamó su atención.

Los diputados del Congreso Nacional chileno aseveraron que solicitaron al gobierno y la justicia de su país aclarar la identidad de las personas que participaron en esos 13 vuelos. Incluso piden determinar si en el avión viajaban iraníes tal y como lo sospechan.

La Comisión Especial de Justicia y Paz de la AN electa en 2015, representada por Delsa Solórzano, Richard Blanco y la embajadora del gobierno interino en Argentina, Elisa Trotta, dijo que se mantienen atentos a los resultados de la investigación que adelantan los parlamentarios chilenos y están dispuestos a facilitar toda la información que se requiera.

El avión de Conviasa retenido en Argentina

La justicia argentina ordenó el 15 de junio la incautación del avión venezolano-iraní retenido en el aeropuerto internacional de Buenos Aires, como parte de una investigación por posibles vínculos con el terrorismo internacional.

Las autoridades decidieron incautar la aeronave con el propósito de obtener más datos sobre qué hacía en Buenos Aires la tripulación del vuelo, integrada por 5 iraníes y 14 venezolanos, cuyos pasaportes también fueron retenidos con anterioridad.

El avión en cuestión, un Boeing 747 Dreamliner de carga, fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente pertenece a Emtrasur, filial del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), empresas que están sancionadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

La aeronave ingresó a Argentina el 6 de junio con una carga procedente de México, previa escala en Venezuela, con destino al aeropuerto internacional de Ezeiza, y el 8 de junio despegó para ir a Uruguay a cargar combustible, pero aterrizó nuevamente en el aeropuerto argentino porque el país vecino no habilitó su aterrizaje.

En Argentina, las petroleras no cargan combustible al avión por temor a las sanciones de Estados Unidos.

EN/

Artículos sugeridos