13ª etapa: Pedersen hace buena la ‘fuga de la fuga’ en un día de transición para los favoritos en el Tour

PARÍS.- El músculo de la escapada se impuso a la velocidad de los sprinters. Tras decir adiós a los Alpes el castigado pelotón del Tour de Francia afrontaba una jornada de transición de 192,6 kilómetros un tanto engañosa, al presentar en el recorrido tres puertos de montaña puntuables y un desnivel superior a los 2.000 metros (en concreto de 2.109 metros). Una jornada que dibujaba un final incierto, con bastantes opciones para que la etapa se decidiera al sprint o bien para que triunfara la fuga. Había terreno para que cuajaran ambas posibilidades.

 

Y al final en una batalla librada bajo un sol de justicia (35º) la victoria fue para el poder de la fuga, haciendo buena, por otro lado, la historia. Antes de la etapa de este viernes, el Tour había disputado cuatro parciales con salida en Le Bourg d’Oisans y meta en Saint-Étienne. Todos ellos fueron programados tras un final en alto en Alpe d’Huez, como ayer, y en todos ellos se impuso la fuga, con Franco Chioccioli en 1992, Max Sciandri en 1995, Ludo Dierckxsens en 199 y Marcus Burghardt en el 2008, sumando este año la quinta victoria en las calles de la capital del departamento de Loira.

Una victoria que además podríamos decir que ha sido justa. Fue el ex campeón del mundo Mads Pedersen el primero en adelantarse a la disciplina del grupo en cuanto se dio la salida, sumándosele a los pocos kilómetros seis corredores más: Ganna, Jorgenson, Wright, Küng, Simmons y Houle. Metro a metro la escapada fue ganando segundos, nunca excesivos, pero suficientes como para pensar que podían aspirar a jugarse la victoria entre ellos, sobre todo porque entre los favoritos imperó la calma y porque entre los sprinters reinó el cansancio de los Alpes, tal como reconocía en la salida el propio Fabio Jakobsen: «No se si estoy listo para el sprint. La etapa es dura y hace calor, pero he sufrido muchísimo en los Alpes», siendo el último en llegar en el Col du Granon y el penúltimo en Alpe d’Huez.

Producto del cansancio Jakobsen fue haciendo la goma durante varios kilómetros, produciéndose además la caída de Caleb Ewan y esto motivó que sólo el Bike Exchange intentará echar el lazo a los escapados, pensando en las opciones de Matthews y de que éste lograra su primera victoria tras dos segundas posiciones.

Tercer triunfo para Dinamarca en este Tour

A 23 de meta y tras coronar la última dificultad del día, la ventaja de los escapados era de 2’29», dibujándose para ellos un escenario esperanzados. A tres kilómetros de meta Fred Wright fue el primero de los fugados en atacar, siguiendo sin problemas Pedersen, que al final iba a ser el más listo y fuerte. El triunfo iba a ser cosa de ellos dos y de Houle.

Afrontaron los últimos 400 metros con Houle en primera posición y tras su rueda Pedersen y Wright y fue el danés el que a falta de 300 metros lanzó su ataque mortífero imponiendo sin problemas su punta de velocidad. 15ª victoria para un corredor danés en el Tour de Francia y 24ª para el propio Pedersen, su primera en una gran vuelta de tres semanas. A 5’45» llegaron los favoritos, contando los minutos que les quedaban para retirarse a sus autobuses, descansar y afrontar la etapa del sábado, más exigente, con hasta cinco ascensiones, y en la que Pogacar contará con terreno suficiente para pasar a la acción.

mundodeportivo.com/

Artículos sugeridos