TIP ANTICOMUNISTA/Pandemia, drogas y libertad

Los venezolanos nos encontramos en una encrucijada dramática y decisiva para nuestra supervivencia y futuro. La pandemia del coronavirus que azota a la humanidad y de al cual no escapamos, encontró al país desprevenido, por las carencias y falta de insumos médicos en los hospitales, al igual que otros centros asistenciales, como los CDI, sin embargo, la ciudadanía, en aras de preservar la vida, ya que se trata de un virus letal, aún sin medicamento para su cura, cumple cívicamente con la cuarentena establecida en estos casos por la OMS.

A la par, la economía venezolana viene en caída libre, contados 6 años seguidos de recesión, antes de iniciar la pandemia, lo que forjó una crisis humanitaria y hoy por la falta del suministro de gasolina, las consecuencias se prevén más graves, debido a los problemas generados en la producción y abastecimiento de alimentos a la población, con la consecuente escalada de precios, por ende, repotenciación de la hiperinflación, es decir, el covid-19 llegó para acelerar la situación de crisis en todos los órdenes que sacude a Venezuela.

A esto se añade la acusación del Departamento de Justicia de los EEUU contra  jerarcas del régimen por delitos de narcotráfico, lavado de dinero y corrupción. En este sentido, el Departamento de Estado, ante la negativa de no aceptación de un gobierno de transición urgido en el país, tomó la decisión de enviar flotas marinas y aéreas al mar Caribe y el Pacifico, área muy cercanas a las costas venezolanas  a manera de presión, presagiando que la decisión tomada es de llevarla hasta sus últimas consecuencias, con el arresto de los señalados.

La iniciativa responde a una decisión jurídica emitida por el Departamento de Justicia norteamericano, con el apoyo hasta ahora de 22 naciones del Continente, la adherencia de la OTAN y de otros países europeos como Inglaterra y Francia, por lo tanto, su acción será de índole policial, además servirá para abrir las puertas a la ayuda humanitaria –por la emergencia, ya la ONU y UNICEF realizaron un adelanto de suministros para la salud- necesarios para suplir las carencias del pueblo, aunque la crisis de hambruna sigue latente.

La operación antinarcótica abanderada por los EEUU no tiene fecha limite y su objetivo es combatir y detener a los narcotraficantes miembros de carteles responsables por el contrabando de 250 toneladas métricas promedio de cocaína anuales a los EEUU, causa de muerte de 70.000 ciudadanos.

Las pandemias chavista y del coronavirus han constituido para los venezolanos una mezcla nefasta, dañina e insalubre, no encontrando a qué atenernos, porque de la primera llevamos 21 años de sometimiento y sufrimiento por la aplicación de un modelo fracasado que genera hambre, ruina, miseria y muerte, mientras el segundo mal, nos agarró en el momento menos indicado.

Por tal motivo, la alarma de auxilio se encendió en Venezuela porque se aproximan semanas de mayor escasez de alimentos y porque según encuesta realizada el 85% de los venezolanos no cuenta con ingresos ni ahorros para enfrentar el periodo de cuarentena.  Se suma el que los organismos internacionales no quieren acceder a las solicitudes de  financiamiento al régimen usurpador por no reconocerlo, ahora con mucha más razón por las acusaciones que se les imputa.

De allí, el Pte (E) Juan Guaido, en vista de la acentuación de la crisis económica y humanitaria que se avecina manifestó tener la más firme convicción de establecer un gobierno de emergencia o Consejo de Estado, que incluya a todos los sectores del país, para ello han expresado su apoyo 44 países, la Unión Europea y el Grupo de Lima.

Ante este panorama, la unión de todos los venezolanos demócratas, con el apoyo de la coalición internacional se da inicio a la cuenta regresiva del régimen comunista, por lo tanto, se acerca la hora de que ejerzamos el rescate de nuestra soberanía,   dando paso a la ansiada libertad.  

Sin lugar a dudas, lo que se está librando en nuestro país es una lucha de querer  establecer un sistema democrático y libertario que busca defender la vida de los venezolanos versus otro sistema que se aboca en solo defender el poder.

Una vez que Venezuela venza el covid-19 y se libere de la peste roja, se tienen claros los pasos a seguir, primero elegir un nuevo CNE inobjetable que proceda a organizar unas elecciones presidenciales, con transparencia para todos los actores y la debida observancia internacional, simultáneamente la misma AN proceder a la renovación del resto de los poderes públicos establecidos en la Constitución. Es la manera de que reaparezcan en Venezuela el Estado de Derecho y la justicia y por supuesto sentar las bases para iniciar la reconstrucción económica del país y todo ello sería posible, solo en libertad.  JORGE CÁRDENAS  Jhcardenas55@hotmail.com  

                

Artículos sugeridos