Cuartel general de la selección italiana convertido en feudo contra el coronavirus

ROMA.- El centro deportivo de Coverciano, la casa de la selección italiana de fútbol, se convirtió en este período de emergencia por el coronavirus en un nuevo feudo para combatir esta enfermedad y empezó a acoger los primeros ciudadanos contagiados para acompañarles hasta su completa recuperación.

El cuartel general de Coverciano, inaugurado en 1958 en las afueras de Florencia, en el que se gestaron los grandes triunfos de Italia, de la Eurocopa de 1968 a los triunfos mundialistas de 1982 y 2006, abrió sus puertas para recibir a las personas mayores que necesiten ultimar su recuperación.

El mundo del fútbol italiano, que en las últimas semanas contribuyó con donaciones millonarias para combatir el coronavirus, fue protagonista de un gesto noble, empujado por el presidente de la Federación de Fútbol italiana (FIGC), Gabriele Gravina.

El centro técnico, situado a 50 kilómetros de Florencia y protegido por los cerros de Fiesole y Settignano, dedicó un edificio entero a la recepción de personas contagiadas, con 54 habitaciones a su disposición.

Se trata de habitaciones en las que residen habitualmente los integrantes de las selecciones italianas, de las absolutas masculinas y femeninas hasta las juveniles, durante sus concentraciones, incluidos los técnicos.

Tras los pertinentes controles de la Protección Civil italiana, el centro técnico de Coverciano recibió el visto bueno y acogió este lunes los primeros cuatro pacientes contagiados. Este martes y miércoles llegarán otras diez personas, hasta ir llenando poco a poco toda la instalación.

Se trata de personas mayores procedentes de la residencia «Il Bobolino» de Florencia, que dieron positivo por coronavirus y que se encuentran asintomáticas, pero imposibilitadas de regresar a sus habitaciones habituales.

Los pacientes recibieron el alta médica y están completamente autónomos y clínicamente recuperados, pero al dar todavía positivo por coronavirus, deben cumplir con el aislamiento. EFE

Artículos sugeridos