Y usted pasando aceite

Lo de las fiestas con este régimen es altamente vergonzoso y denigrante. No porque no tengan el derecho a divertirse con los reales que le han expoliado al venezolano de a pie, o ganados al calor de las influencias de sus padres coronados con la corrupción de este socialismo del siglo XXI. Las élites económicas y financieras las hacían en la decadencia de la cuarta república, con el mismo boato, desparpajo y cinismo. Pero lo de Los Roques, ese paraíso nacional convertido ahora en el club privado de enchufados o hijos rojos de papá y mamá oportunistas, es algo tan indigno e inmoral, en un país donde su presidente usurpador se olvidó de veinte años de cantaletas y ofensas, para mendigarle al satanizado Fondo Monetario Internacional, cinco mil millones de dólares y el domingo, ya sólo pedía un millardo.

La fiesta del archipiélago, uno de los lugares más hermosos del mundo, tiene connotación internacional, no tanta como las que hacen y siguen haciendo en Portuguesa, sino porque organizan una boda, en medio de una pandemia producida por el virus chino y no se arrechen, porque aquí nos colocaron un dengue hemorrágico Guanarito y nadie se molestó, quizás porque dijera Grossman Parra “como es Guanarito”, ahí como que se quedaron las diez plagas de Egipto, dirigidas por Carlos García y Jesús Manzano, sobre los cuales se ciernen cientos de historias de negocios turbios. Una boda, con 500 invitados, de los cuales 150 eran españoles, del cuarto país más infectado, con reguetoneros colombianos, organizada por el extravagante hijo de Elvis Amoroso, flamante contralor general fraudulento designado por la ilegítima constituyente, y una de las manos derechas de Cilia. Un dato, para disfrutar de Los Roques, el paquete modesto, desde pasaje de avión y alojamiento, sin comida, puede costar unos 500 dólares, a un cambio promedio de 70 mil, son 2 millones y medio de bolívares. Por 500 individuos, son mil 225 millones de soberanos. Pero no llegaron a posaditas humildes, sino a las mansiones expropiadas y no comieron pargos ni merluzas. Imagínense los gastos totales. En el Gran Roque no hay agencia de festejos para todo el nuevorriquismo exhibido. Y la hora loca, fue una burla al Covid 19 con enfermeras, mascarillas e instrumentos que tanto se necesitan en Venezuela. Hablando de diablo, del total de invitados salieron infectados más de 60 que se sepan. Recuerden que el proceso de incubación, dura 14 días. Y también hicieron una en El Hatillo, donde además de un herido, hijo del famoso exministro de la energía Motta Domínguez, para seguir con la juerga de Los Roques, hasta el famoso paisanito Hugbel Roa, salió contagiado.

Hasta el Washington Post, que como está contra Trump le tira piropos a Maduro, reconoce que en el continente el país más vulnerable a la pandemia es el nuestro porque está completamente destrozado el sistema de salud público. Los que tenemos algún programa, recibimos mensajes por todas las vías, comenzando por la gravísima escasez de agua supuestamente potable, porque insisto que el tratamiento del vital líquido en Guanare está en dudas hace mucho tiempo, sin que ningún presidente de la Hidrológica o el Ministro de “Ecosocialismo”, tengan alguna explicación. Si el agua es uno de los métodos eficaces para combatir el virus, cómo carajo hacen en los barrios humildes, o en las urbanizaciones clase media baja como Los Próceres, La Goajira, Durigua, o los muchos poblados donde no funcionan los acueductos, los pozos o las bombas. Anuncian falta de dotación y gritan que no tienen recursos, pero hace un mes, mandaron a Cuba un barco lleno de medicamentos para sus titiriteros.

¿Cómo resuelve una familia humilde para comprar mascarillas, cloro, jabones, si a duras penas puede alimentarse, si las bolsas de CLAP hasta en la Urbanización Juan Pablo II de Guanare, que ellos no descuidan, tienen 3 meses que no llegan? Entonces llegan los bolichicos y te restriegan su fiestica por todas las redes sociales, mientras Maduro anuncia medidas que dan risa porque los bancos tienen años que no dan créditos, los alquileres se pagan en dólares, prometió pagar nóminas en el 2019 y no puso un carajo y con qué dinero va a pagar, si supuestamente no tiene, porque está rogándole al FMI que le preste cinco millarditos, monto que se asemeja a la fortuna de la hija de Chávez vendiendo Avon. O dígale al Vaticano que le dé un préstamo de esa platica que tienen depositada los jerarcas rojos en el Banco del Estado dirigido por Francisco. O de las cuentas congeladas en el mundo, o las de Rafael Ramírez. En fin, tienen tantos ahorritos producto de su “constante sacrificio y arduo trabajo” durante estos 21 años. Mientras tanto, suben la unidad tributaria de 50 a 1.500 bolívares, detienen y golpean salvajemente al periodista Darvison Rojas por denunciar y a una enfermera porque no la atendieron, ocultan información, encarcelan ciudadanos, violan la inmunidad parlamentaria, asesinan a venezolanos con militares como en el 23 de Enero. Y te siguen metiendo coba y la inmensa mayoría nacional, ante un panorama de hambre e incertidumbre. IVÁN COLMENARES

Artículos sugeridos