Desde Guanare sacerdotes y seminaristas pidieron por Venezuela y el mundo

Especial.- Desde la Basílica Menor Santuario Nacional Nuestra Señora de Coromoto en Guanare, lugar escogido por la Santísima Virgen para dejar su imagen en manos del Cacique de la Tribu de los Cospes, la histórica noche del 8 de septiembre de 1652, éste 16 de marzo el clero diocesano, manifestó su cercanía a los hermanos del mundo entero, a la vista del avance del coronavirus y su presencia en Venezuela, llamando en este tiempo de Cuaresma, a sumergirnos en el mar de la oración y junto a Jesús llegar a la orilla después de la tormenta.

El presbítero Allender Hernández Bastidas, rector de la Basílica Menor y del Seminario Diocesano «Nuestra Señora de Coromoto » en la Diócesis de Guanare, unido a los seminaristas, presidió una jornada de oración ante Jesús Sacramentado y la «Bella Señora», pidiendo para que Venezuela y el mundo entero sean librados de esta pandemia ocasionada por el Coronavirus o COVID-19.

Pasadas las 12 de la noche, desde el sitio exacto que ocupaba la choza del Cacique el día de la aparición, finalizó la adoración eucarística, con un recorrido por el templo y las áreas externas, portando las custodias con Jesús Sacramentado y de la sagrada imagen de la Santísima Virgen de Coromoto, que bendicen desde el majestuoso llano, toda nuestra patria y el mundo entero.

El Padre Rector, al concluir este acto de piedad, recordó que unidos a Cristo nunca estamos solos, sino que formamos un sólo cuerpo, del cual Él es la cabeza y su Madre no deja de interceder por nosotros.

Artículos sugeridos