TIPS ANTICOMUNISTAS/ Se afianza el comunismo

El comunismo se afianza en Venezuela y para corroborar esta afirmación basta con analizar tres elementos: el Estado de Derecho, la Propiedad Privada y el Dinero. A medida que estos elementos se deterioran, en esa misma medida se afianza el comunismo. Se observa como los Poderes e Instituciones Públicas del país, a excepción de la Asamblea Nacional, están secuestradas por un  Estado totalitario, fallido y usurpador.

La Asamblea Nacional es el único poder constituido que les falta por arrebatar. Como no pudieron ganarla en el 2015, crearon la Asamblea Nacional Constituyente paralela e ilegitima para hacer contrapeso, legalizar sus fechorías y elegir a su conveniencia el resto de los órganos del Estado, como el TSJ, CNE, Fiscalía, Contraloría y Defensoría.
Pero lo sucedido el pasado 5 de enero en la AN fue un total descaro y golpe de Estado por parte  de la bancada chavista y algunos disidentes opositores, traidores, ávidos de apropiarse por todos los medios de la instancia legislativa. Lo mismo pasa con las  gobernaciones de estado; donde no gobiernan imponen un protector que avasalla las funciones del gobernante legitimo. Con lo acontecido en la  AN declararon  una guerra civil, siendo la Fuerza Armada Nacional llamada a imponer el orden, pero resulta que también  se encuentra bajo designios del régimen.
En 21 años de «Comunismo del Siglo XXI» impera la destrucción de un Estado Democrático sustituido por un Estado deliberado y forajido que hizo  del sistema judicial el instrumento idóneo para garantizar un conjunto de normas de impunidad a manera de mantenerse en el poder  indefinidamente. La fórmula consiste en convertir el poder judicial en un instrumento del poder político, que vendría a ser en la práctica una herramienta de sometimiento de la sociedad.
El segundo elemento la propiedad privada: es por todos conocido el caso de las 6 millones de hectáreas de tierras productivas y las  miles de empresas e industrias expropiadas que pasaron a manos del Estado. Hoy día la empresa que no expropian la condicionan para que sea el gobierno  quien comercialice y distribuya los productos, especialmente, las industrias de alimentos.
La descapitalización de las empresas es evidente; su deterioro y destrucción cada día es mayor, asimismo el  aumento de impuestos, el acoso,  amenazas y sanciones a los comerciantes y productores, los controles de precios y de cambio  atentan contra la producción privada nacional que se desvanece,  como consecuencia de la depresión que durante los últimos 6 años viene experimentando la economía del país. El régimen  comunista insiste sistemáticamente, en apropiarse de los medios de producción para consolidar una economía de planificación centralizada, contraria a una economía de libre mercado. En síntesis, persiste el abuso e irrespeto contra la propiedad privada en Venezuela.

El último elemento a considerar es la moneda, cuyo símbolo nacional es el bolívar. Producto del descalabro de la economía y la hiperinflación existente, el bolívar ha sufrido una devaluación significativa, al punto que en un lapso de 10 años el BCV le efectuó  dos reconversiones al quitarle primero tres ceros (2008) y posterior cinco ceros (2018). Con estas reconversiones  pueden imaginar la magnitud de la pérdida de valor de nuestro signo monetario.
La  aparición del Petro viene a poner punto final a la existencia del bolívar. El instrumento digital establecerá un mayor control financiero, no igualado por gobierno alguno en el planeta. Viene a constituir un aislamiento de los ciudadanos y empresarios con el resto del mundo, ya que el Petro solo servirá como una moneda de intercambio local,  virtual, sin respaldo ni valor para la convertibilidad e intercambio económico  internacional.
De manera que estimados lectores tengan presente lo siguiente : los regímenes comunistas no resuelven crisis, por  el contrario las  profundizan, según los  elementos analizados, porque estos regímenes  subsisten en el caos, es decir, mientras más control, sometimiento, destrucción, ruina y pobreza exista, más se afianza el comunismo. JORGE CÁRDENAS

Artículos sugeridos