Cardenales de Lara puso en «jaque» a las Águilas del Zulia

CARACAS.- El gran movimiento de Cardenales de Lara lo hizo con Néstor Molina. El pitcher fue la pieza que acorraló al rival, que le quitó casi todo el espacio y que tiene al cerebro contrario contra el borde del tablero. En definitiva: los crepusculares, con el derecho como torre, pusieron en jaque a Águilas del Zulia en la semifinal de la LVBP.

Molina estuvo en la lomita por 6.0 innings y coqueteó con el no-hitter. No obstante, Olmo Rosario le abrió el séptimo capítulo con un doble que terminó con las esperanzas de la hazaña y le dio un alivio a las tribunas del Luis Aparicio “El Grande” de Maracaibo. De todas maneras, el trabajo del serpentinero sentó las bases de la victoria 8-2 de los pájaros rojos, que ponen la serie 3-1 a favor y están a un laurel de su cuarta final consecutiva.

El triunfo se le selló al perfil de Molina, que ponchó a tres adversarios y dio dos bases por bolas, además de aceptar una carrera y dos imparable. Pero en el plato los hombres que le dieron las anotaciones a los crepusculares fueron Yordanys Linares e Ildemario Vargas, con tres y dos impulsadas, respectivamente. También alzó la ofensiva Osman Marval con su segundo cuadrangular de la serie. Perdió César Jiménez después de 5.0 innings y dos carreras toleradas, una de ellas limpia.

Cardenales hizo dos rayitas en el segundo acto por sencillo de Vargas que remolcó a Carlos Rivero y Jecksson Flores. Marval dio su vuelacerca solitario en la parte alta del séptimo episodio, y en la entrada baja, Herlis Rodríguez le dio la primera anotación a Águilas con elevado de sacrificio.

El triunfo larense se concretó en el octavo inning, con un rally de cinco rayitas, cortesía de imparables de Flores y Vargas y cuadrangular de Linares con dos en base. Olmo Rosario empujó la segunda y última carrera de Zulia con sencillo.

Además del control de Molina y los relevos efectivos de Gumercindo González, Vicente Campos y Jesús Sánchez, los rapaces tuvieron una mala noche defensiva: cometieron tres pecados, dos de ellos de Rosario quien, irónicamente, fue el mejor con el bate para el equipo.

Este viernes se jugará el quinto encuentro de la serie, y el último de las semifinales en el Estadio Luis Aparicio “El Grande” de Maracaibo.

Artículos sugeridos