El suplicio de la gasolina marca inicio de 2020: Kilométricas colas se mantienen

Yaxmin González Jiménez

ACARIGUA.- La tradición de dedicar el 1ero de enero para ir de visita a casa de familiares y amigos para darles el Feliz Año, quedó como parte del recuerdo triste de un pasado alegre para muchos, puesto que -a las pocas horas de recibir el 2020 con algarabía, brindis y la respectiva cena- muchos debieron abandonar las celebraciones para volver a la cruda realidad que nos dejó el 2019: las interminables colas para abastecerse de gasolina.

Desde el despuntar del alba del primer día de este 2020, centenares de ciudadanos se apostaron en los alrededores de las estaciones de servicio para iniciar el  calvario de hacer las colas para surtir los tanques de sus vehículos. En apenas horas, las cuadras de distancia se convirtieron en  kilómetros en algunos puntos de las ciudades de Acarigua-Araure.

Mientras algunos corrieron con suerte al tocar en la bomba que recibió el despacho de combustible de Pdvsa, proveniente del centro de distribución de Maporal, del estado Lara;  otros centenares de personas ya sumaban 24 horas de espera y se preparaban para pernoctar otro día más, para ver si la estación donde se formó está dentro de la lista que prevé recibir abastecimiento este viernes.

En la E/S David, bajo control de la Policía del estado Portuguesa, la cola avanzaba con normalidad, puesto que no había trato preferencial y todas las islas estaban abiertas a los usuarios, de allí que los que amanecieron en cola pudieron cargar temprano.

La cola de la David y la de la E/S La Redoma, custodiada por la GNB, se “encontraban” en la entrada al Villa Araure II.

El panorama de las colas no era distinto en La Múcura, donde pacientemente esperaban, a las once de la mañana de este jueves, que la gandola terminara de descargar para que comenzara a caminar la fila de vehículos que llegaba a la avenida Becentenario.

Wilfredo Díaz, quien pernoctó desde la noche de este primero de enero, indicó que cada dos días tiene que hacer cola porque trabaja en el área de la construcción y tiene que buscar materiales en distintos lugares. “Acostumbro a hacer la cola en la noche para garantizar que entraré entre los primeros al día siguiente para así aprovechar de trabajar el resto del día”.

El año nuevo llegó con las mismas colas del 2019./FOTO: Jesús Fonseca

Otros comentaron que amanecieron en cola tranquilos porque contaban con la vigilancia de la Guardia Nacional, “además los ladrones no tienen como salir a robar porque tampoco tienen gasolina. Solo nos quedar armarnos de paciencia y esperar. Yo hago esto porque mi trabajo de taxista depende del carro y eso me obliga a vivir este calvario”, dijo un ciudadano.

La E/S San Francisco también exhibió largas colas desde el 1ero de enero, pero no estaba en la lista de distribución para este jueves sino para el viernes. Según lo informado por uno de los propietarios, estimaban recibir solamente 12 mil 800 litros ya que una gandola, con capacidad de 38 mil litros, debía dividir la carga entre dos o tres bombas para garantizar un despacho equitativo.

Aunque los llamados “colectivos”, bajo instrucciones del Consejo Legislativo del estado Portuguesa, se han esforzado en mantener el orden de la cola, mediante un sistema de tickets y han “rescatado” tres de los cuatro picos para surtir al “pueblo”, los llamados VIP pudieron abastecer sin contratiempo alguno, ante la mirada impávida de quienes debían aguardar otras 24 horas para llenar sus tanques.

Los VIP llenaron los tanques ante la mirada de los que amanecieron en cola en la E/S San Francisco./FOTO: Jesús Fonseca
Los colectivos controlan con tickets las colas./FOTO: Jesús Fonseca

Artículos sugeridos