Oposición se queda sin vías para enfrentar electoralmente a Nicolás Maduro

CARACAS.- Luego de que el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, dejara sin partido y sin tarjetón electoral a los opositores de Nicolás Maduro, estos debaten si ir o no a las elecciones parlamentarias, que serán organizadas por un Consejo Nacional Electoral elegido sin seguir la normativa.

En medio de la pandemia, el gobierno de Nicolás Maduro se enfila a tomar los espacios políticos que ha perdido. Ha anunciado que antes de que termine 2020 se celebrarán en el país las elecciones parlamentarias para renovar la Asamblea Nacional, la única institución en la que la oposición conserva la mayoría. Y para el 2021, ya prometió que habrá renovación de gobernadores y alcaldes.

Mientras los venezolanos están en cuarentena, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) decidió el nombramiento de un Nuevo Consejo Nacional (CNE) luego de que lo solicitara un grupo minoritario de la oposición que tiene una mesa de diálogo con el Gobierno.

También esta institución emitió dos fallos donde suspende la directiva de Acción Democrática (AD) y Primero Justicia (PJ), los dos partidos opositores más importantes, para sustituirlos por el nombramiento de una Junta Ad Hoc integrada por esta minoría opositora que se sienta a conversar con Maduro.

Para los analistas ambas decisiones se interpretan como un intento del Gobierno de ganar los procesos electorales venideros teniendo una oposición hecha a su medida.

Según el analista político Luis Vicente León, el objetivo fundamental de todas estas decisiones del TSJ es “crear un CNE que cumpla lo que Maduro quiere: mantener la mayoría chavista y luego dar pinceladas de que hay una oposición, la cual es pequeña y minoritaria”.

“El gobierno va a controlar el parlamento con participación intensa de la oposición que escogió para decir que hay pluralidad, pero será un parlamento que no representa el sentir del pueblo.  No es democracia real, no la hay si el CNE no es equilibrado, los partidos están defenestrados y el gobierno escogió a sus opositores”, recalcó.

Asimismo, León agregó que el objetivo fundamental de todas estas decisiones de la máxima corte venezolana es romper la simbología que tiene la oposición en la comunidad internacional. “La forma ha sido fracturarla, irle quitando espacios políticos, exiliando diputados, penetrando en la Asamblea”, expresó.

El politólogo Luis Salamanca opinó que el Gobierno está creando un partido hegemónico. “Domina todas las instituciones e interactúa con pequeños partidos opositores que no ponen en riesgo su permanencia en el poder”, dijo.

También agregó que Maduro está tratando de disminuir el revuelo que trajo la aparición del líder opositor, Juan Guaidó, quien lleva un año buscando un cambio político en Venezuela.

“Están tratando de salir del efecto Guaidó, que se encuentra en su peor momento. Y el objetivo de Maduro siempre fue amilanarlo y socavarle las bases hasta que se desplomara.  Las cosas como van ocurriendo, van produciendo una desaparición legal de los partidos, una balcanización interna, y divisiones profundas entre los opositores, y esto hace que ahora el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) pueda moverse con facilidad en el control del poder”, señaló.

Habla la minoría

Timoteo Zambrano, miembro del partido Cambiemos Movimiento Ciudadano, y Diputado de la actual Asamblea Nacional forma parte de lo que los analistas llaman minoría opositora. Junto a otros compañeros de tolda fueron los que acudieron al TSJ para que declarara la llamada “omisión legislativa” ante la falta de acuerdo en el Parlamento y designara a los nuevos miembros del CNE.

A quienes critican que el Consejo Nacional Electoral se eligió de “manera expedita”, Zambrano acotó que “teníamos que trabajar aceleradamente.  No tengo duda que tendremos un nuevo Poder Legislativo, y de allí se abre otro escenario, otra ruta pacífica, para avanzar al restablecimiento del diálogo político que debe hacerse en una Asamblea plural”.

El Diputado expresó que se hicieron muchos esfuerzos para provocar un cambio y para que la gente salga a votar. “Ese cambio nos llevará a la reinstitucionalización. Será un Parlamento histórico”, enfatizó.

Zambrano tiene la tesis de que la vía electoral es la más indicada para sacar al Gobierno del poder y que toda la oposición debería dejar “la ruta violenta”. “Estamos pidiendo a la oposición que se una a esa vía. No es la fácil, no es la del atajo, ni la de la violencia”, sugirió.

Oposición indecisa

Pero al discurso de cambio que predica Zambrano, aún no logra convencer del todo a la oposición dura de Nicolás Maduro. Una oposición que se encuentra totalmente dividida.

Angel Medina, Diputado de Primero Justicia, confesó que en este momento no hay nada claro en su partido, luego de haberles suspendido la directiva y quitarles el lugar del tarjetón electoral.

“Quieren cambiar las reglas electorales, su forma de elección, aumentar Diputados, circuitos, cambios del sistema electoral”, denunció.

Medina alegó que existen muchas otras razones para no ir a comicios con el Gobierno.  Sin embargo, no es fácil mantener una postura. “Nos dieron un madrugonazo. Muchos no tenemos partido, pero si no acudes a las elecciones pierdes todo. No te queda nada. Hay que dar la pelea,” reflexionó.

Oscar Ronderos, Diputado por Acción Democrática, el otro partido con directiva sustituida, es más determinado. “No vamos a elecciones. La intervención es muy difícil de manejar. No tenemos la posibilidad de ir sino con la tarjeta aprobada del tribunal. Es una intervención judicial que favorece una oposición de ellos. Estamos debatiendo qué hacer. Pareciera que lo lógico es no participar”, confesó.

Ronderos tiene claro que el mecanismo electoral es el que más resultado le ha dado a la oposición en Venezuela, pero ahora siente que tienen demasiados obstáculos. “Se ha planeado todo para dejarnos por fuera. Se siente que vas a ir a una elección que sabe de antemano que vas a perder y que está diseñada para que el gobierno la gane. Tiene muy poco atractivo”, infirió.

El politólogo Salamanca es de la tesis de que la oposición debe participar en las elecciones, pese a que se han venido ilegitimando las autoridades de los partidos y se le han ido cerrando espacios.

“La oposición debe ir a elecciones, pero no bajo cualquier término, debe convocarla Juan Guaidó, hay tiempo para ello, pero debe estar consciente de lo que está en juego. Si deja una elección de lado ya no será más el Presidente de la Asamblea, porque no podrá ampararse en la continuidad administrativa que quiere aplicar si en diciembre vamos a las urnas,” indicó.

Asimismo, sugirió que el líder opositor debe renovar su liderazgo. “No tiene partido, ni tarjeta electoral, tiene que buscar una tolda política y una tarjeta, y hacer una alianza con el resto de aliados políticos”, sostuvo.

Juan Guaidó ya ha dicho que desconocerá esas elecciones legislativas y que se mantendrá en su cargo “hasta que se conforme un CNE legal”. La misma oposición que lo apoya no ve claro que pueda permanecer como Diputado si llega a efectuarse la elección de nuevos Diputados.

Por su parte, el analista Luis Vicente León es de la opinión que va a ser difícil que la oposición se ponga de acuerdo en participar. “Aunque no acudir sería un error, hay una manipulación evidente del proceso electoral. Cuál va a ser la lógica de participar si tienen condiciones inadecuadas”, insistió.

Nicolás Maduro y el CNE van adelante con el plan de tener un nuevo Parlamento que se juramentará el 5 de enero de 2021. Le queda poco tiempo a la oposición para decidir si acepta seguir el juego del Gobierno y tratar de ganar alguna presencia en la nueva Asamblea o si le deja el terreno labrado a la hegemonía “madurista”.

Artículos sugeridos