Los manifestantes vuelven a la calle en Líbano en la «semana de la cólera»

PARIS/AFP.- Los libaneses volvieron a tomar las calles este martes para protestar contra el retraso en la formación de un nuevo gobierno y por la crisis económica, en el 90º día de unas protestas que no tienen precedentes en este país de Medio Oriente.

Bajo el eslogan «la semana de la cólera», los manifestantes -que exigen que se vaya la clase dirigente, acusada de corrupción e incompetencia- cortaron carreteras con contenedores de basura y neumáticos incendiados, según las cadenas locales y la AFP.

Líbano está sin gobierno desde la dimisión a fines de octubre del primer ministro Saad Hariri, y la creación de un nuevo ejecutivo es complicada tras la designación el 19 de diciembre del nuevo primer ministro Hassan Diab.

La situación económica y financiera, ya muy precaria antes del inicio de las protestas, se ha degradado en los últimos meses debido a las draconianas restricciones para retirar dinero de los bancos y una devaluación del 40% de la divisa en el mercado paralelo.

«Hemos vuelto a cortar carreteras porque ya no podemos más» dice a la AFP Laila Youssef, una manifestante de 47 años en Jdeidé, en la zona norte de Beirut.

«Lo que ganamos hoy no sirve siquiera para comprar productos de base», se queja esta mujer, madre de tres hijos.

En Hasbaya (sudeste), en Akkar (norte), o en Beirut, los manifestantes piden la formación inmediata de un gobierno de tecnócratas independientes de los partidos en el poder, a los que acusan de haber hundido al país.

El Banco Mundial (BM) advirtió en noviembre pasado que la mitad de la población de Líbano podría caer en la pobreza.

El país tiene una enorme deuda cerca a los 90.000 millones de dólares, equivalente a más del 150% del PIB.

Artículos sugeridos