Personal del “Casal Ramos” se ausentó ante el riesgo de enfermedades por la contaminación de la morgue

Mariangel Moro Colmenárez

ACARIGUA.- A consecuencia de la contaminación que generó la descomposición de dos cuerpos dentro de la morgue Hospital “Dr. Jesús María Casal Ramos” de Acarigua-Araure, por falta de refrigeración, este miércoles 6 de noviembre, el ausentismo del personal fue más notorio que otros días.

Ana María Velásquez, presidenta del Colegio de Enfermeros de Portuguesa, precisó que el personal no está dispuesto a poner en riesgo su salud por la contaminación que se está viviendo dentro del centro asistencial, puesto que como ya han denunciado en ocasiones anteriores, las enfermeras están padeciendo infecciones urinarias y problemas respiratorios producto de la insalubridad a la que están expuestas.

El personal de mantenimiento estuvo haciendo su trabajo cerca de la morgue usando tapabocas. El desagradable olor no permite estar mucho tiempo en el lugar, y por ello se quejaban. “Nosotros debemos estar aquí expuestos a cualquier enfermedad porque ya las moscas están por todos lados. Ni siquiera el director se acercó hoy (miércoles)”, expresó uno de los trabajadores, quien no se identificó por temor a ser amonestado por las autoridades del centro de salud.

Trabajadores realizaban ayer sus tareas con tapabocas

Uno de los cadáveres en estado de putrefacción que causaba que los malos olores corrieran por los ductos de los aires acondicionados y se concentrara en el área de reducción de fracturas (traumatología) del hospital, y otras zonas, permanecía en la morgue sin que nadie lo retirara.

Por su parte, familiares de los pacientes recluidos en las distintas áreas del nosocomio, se mantenían a las afueras de la emergencia de adulto. Desde allí pidieron a la prensa reflejar lo que ocurre en el centro asistencial. “Nos ha tocado traer agua, cloro y desinfectante para aguantar el olor y espantar las moscas.

“No se puede estar dentro, quienes vinimos a cuidar a nuestros familiares hospitalizados corremos el riesgo de salir también enfermos”, dijo Rey Rojas.

Las cirugías y la atención a las parturientas permanecen suspendidas, puesto que la Dirección Regional de Salud no envía desde hace más de seis meses bactericida ni germicida, ni siquiera desinfectante, cloro y jabón, para descontaminar estas áreas, dos de las más afectadas

Artículos sugeridos